domingo, 7 de marzo de 2010

¿QUIÉNES ERAN LOS JUGLARES?


En los próximos días nos centraremos en la figura de los JUGLARES. Hace ya semanas hablamos de ellos y conocimos que se parecían a los trovadores, pero que también se diferenciaban en algo importante.

Los Trovadores:
Se dedicaron sobre todo a la composición, aunque a veces interpretaban sus propias obras como lo hacen los cantautores en la actualidad.

Juglares:
El termino hacía referencia a cantores, pero también a saltimbanquis, lanzadores de cuchillos, equilibristas, domadores, etc. Eran meros interpretes, no componían, eran artistas ambulantes cuyo arte solía incluir la declamación, el canto y la música instrumental.

Según dice Ricardo Aiello, los JUGLARES eran dueños de una notable inventiva, rápidos para responder y habilísimos en el juego de palabras, viajaban de lugar en lugar alegrando al pueblo con sus fábulas y cantándoles sucesos de actualidad, informando lo que acontecía en regiones lejanas.

No era sencillo ser juglar: además de dominar el arte del canto y ser capaces de contar historias, debían actuar, hacer acrobacias y tocar más de diez instrumentos diferentes.

Eran maestros del espectáculo y la improvisación, y disfrutaban de la admiración del pueblo, a pesar de ser rechazados por el clero y la nobleza: para ellos, su arte era pagano.

A menudo eran contratados para interpretar canciones escritas por los trovadores de la época. Con el correr del tiempo, profesiones como la del juglar fueron desapareciendo... podemos encontrar alguna que otra similitud, aunque de todas formas muy lejana, en algunos de los cantautores de hoy en día. Si bien no tienen tantas ni tan dispares habilidades como aquellos hombres medievales, también musicalizan la realidad, y la presentan de una forma mucho más digerible.
En la Edad Media había tres tipos de juglares:
Los había de tres clases que eran las siguientes (Wikipedia):
. Unos independientes y libres, con la vida de bohemios, que no vivían en ninguna parte y se les podía encontrar donde había fiestas.
. Otros formaban parte del ámbito cortesano y posteriormente fueron los bufones de las comedias del Siglo de Oro en el año 3.
. Otros estaban a sueldo de ciertos trovadores principales, viajando con ellos, siendo sus mensajeros, precediéndoles o acompañándoles en sus visitas a las Cortes del Rey.